viernes, 15 de febrero de 2013

Los pactos del Eterno Dios - El camino sabio para entender su ley

Para descargar o continuar leyendo mas de este material, pulse click aqui
https://docs.google.com/file/d/0B84xnKOMVgEMUUp4bFhmM2FVRzg/edit?usp=sharing


Índice General                                                                                    
A. Entender los Pactos del Eterno abre la puerta al entendimiento de sus leyes                                                                              
B. Que es un pacto   
C.  Tipos de Pactos y elementos de un pacto                           
D. Principales pactos del Eterno                                               
E. Algunas características del Nuevo Pacto                            
F. Una revisión general sobre el nuevo pacto                          
G. La restauración de los Pactos del Eterno                            
H. Las reformas en las leyes vienen como consecuencia de cambios en los pactos del Eterno                                            
I. ¿Puede una persona hacer un pacto con el Eterno?            
J. Cánticos proféticos relacionados                                         


Entender los Pactos del Eterno abre la puerta al entendimiento de sus leyes
Para entender el significado e importancia de la ley del Eterno, debemos primeramente comprender lo que es un pacto, porque las leyes del Único Dios están vinculadas a sus pactos, es decir, la ley es la encargada de normar los pactos de Dios, por tanto, no hay ley sin pacto (se deriva de este), así como tampoco hay pacto sin una ley (es normado por ella). En  Éxodo 24:7 y 2 Reyes 23:2 nos habla del libro del pacto, es decir, el libro donde están escritas las condiciones, restricciones, reglas o normas que regulan el pacto del Eterno con su pueblo. Este libro al que se refiere estos textos y otros más, no es otro que el libro de la ley de Dios o las sagradas escrituras.
Éxodo 24:7  Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo,  el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho,  y obedeceremos.

Salmos 78:10  No guardaron el pacto de Dios y rehusaron andar en su ley.

  1. Que es un pacto
Veamos estas dos definiciones sobre pacto:
        El pacto es un acuerdo mutuo entre dos o más socios que los vincula y obliga a una reciprocidad de beneficios y obligaciones.
        El pacto es un convenio o tratado solemne, estricto y condicional entre dos o más partes en que se establece una obediencia a cumplir una o varias cláusulas  establecidas en un contrato formal y en el que ambas partes se comprometen a ejecutar ciertas acciones y a recibir retribuciones de la otra parte por su cumplimiento. Jurídicamente de este concepto se derivan el documento de carácter legal como un contrato o tratado internacional. Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Pacto
De estas dos definiciones obtenemos que el pacto está conformado por:
        Las partes o personas involucradas en el pacto o acuerdo
        Las condiciones, esto es, las obligaciones establecidas para cada parte
        Las retribuciones o beneficios que recibirá cada parte
        Cláusulas en un contrato formal o el documento legal derivado de él, que no es otra cosa que la ley que regula el pacto.
1.1 Tipos de Pactos y elementos que conforman un pacto
Es importante comprender la diferencia que hay entre distintos tipos de pactos, así como los elementos que lo conforman, para que no caigamos en el error de aplicar este término de manera incorrecta, tal como lo ha hecho el pueblo de Dios en este tiempo por causa de su ignorancia. Le invito a leer al final de este material donde se establece la diferencia entre pacto y voto. La iglesia confunde pacto con voto y no es lo mismo, los pactos solamente tienen su origen en el Dios Altísimo.

1.1.1 Tipos de pactos
Pactos entre partes iguales: estos pactos o convenios buscan beneficiar a ambas partes. En ellos, ambas partes acuerdan los beneficios mutuos y las obligaciones de cada uno, pero no hay imposiciones de una de las partes, pues ninguno de los que acuerdan ejerce dominio sobre el otro. Ejemplos de este tipo de pactos son:
          Pactos realizados entre personas, como el pacto que hicieron David y Jonatán 1 Samuel 18:3-4.
          Pactos realizados entre naciones con capacidad económica más o menos similar, como el pacto realizado entre las naciones andinas para facilitar el intercambio comercial (pacto andino).
Pactos entre partes fuertes y débiles: estos pactos buscan también beneficiar a ambas partes, pero solo una de las partes pone las condiciones, porque es la parte fuerte en la relación. Por ejemplo:
        El pacto que se da entre una nación fuerte y un país débil, como el realizado por los Israelitas y los Gabaonitas quienes fueron sus servidores (Josué  9).
        Entre una empresa y un trabajador, es la empresa la que pone las reglas y condiciones al trabajador (contrato laboral). El trabajador decide si acepta o no las condiciones de la empresa (exigencias y beneficios). De alguna manera ambos se beneficiarían.
        Entre el propietario de un inmueble y una persona que desea alquilar un inmueble, es el propietario el que pone las reglas y condiciones al inquilino (contrato de alquiler). El inquilino decide si acepta o no las condiciones del propietario.  
El pacto del Eterno con su pueblo, no es como el tipo de pacto entre partes iguales, sino un pacto entre una parte fuerte y una parte débil y aquí el fuerte es el Soberano Dios, por tanto, es el Eterno quien pone las reglas y condiciones en los pactos donde El está involucrado (por esta razón, ni usted ni yo podemos proponer un pacto al Altísimo) Estas condiciones,  reglas, normas, restricciones, beneficios, promesas establecidas por el Eterno Dios a una persona, pueblo o nación, es lo que llamamos pacto.
1.1.2 Elementos de un pacto
Como vimos anteriormente, todo pacto, contrato o convenio entre partes, tiene sus elementos que no pueden faltar, pues pondría en peligro la seriedad, la claridad, la responsabilidad, el equilibrio y el logro de los beneficios deseados por las partes involucradas. Por ejemplo, un contrato de alquiler es un pacto o convenio entre el propietario del inmueble y el inquilino (similar al que se establece entre el Eterno Dios y los hombres como se dijo antes); y todo pacto o convenio de este tipo debe contener al menos los siguientes elementos:

  1. Información del propietario o dueño del inmueble (la parte fuerte o dominante del contrato)
  2. Información del inquilino (la parte débil del contrato)
  3. Las obligaciones del propietario: como ceder el derecho de uso del inmueble para ser disfrutado por el inquilino bajo las restricciones que estableciere.
  4. Las obligaciones del inquilino: estas son varias como: mantener el inmueble en buenas condiciones, pagar el alquiler en el tiempo establecido, pagar los servicios, hacer el adecuado mantenimiento al inmueble, etc.
  5. Los derechos o beneficios del inquilino: como el uso y disfrute del inmueble bajo las restricciones establecidas por el propietario.
  6. Los derechos o beneficios del propietario: derecho a recibir el pago del alquiler mensual, entre otros.
  7. Las cláusulas de penalización para aquellos casos cuando el propietario o el inquilino no cumplan con sus obligaciones: por ejemplo, si el inquilino deja de pagar el alquiler, se activa una cláusula de penalización que lo obligaría a pagar intereses de mora o puede perder el derecho de uso del inmueble, haciéndose nulo el contrato y por tanto deberá entregarlo al propietario, etc.
Todas estas condiciones y reglas que se escriben como cláusulas en el contrato (pacto por escrito), formalizado entre el propietario y el inquilino, se convierten en una ley que regirá las relaciones entre ambas partes. Si es quebrantada esta ley (las cláusulas del contrato), se activarían las cláusulas de penalización con sus consecuencias para la parte que faltó. Estas consecuencias por su puesto, deben formar parte del texto del contrato. 
Tomando en consideración el ejemplo anterior, analizaremos los elementos del antiguo pacto del Eterno Dios con Israel, para que veamos la similitud con el ejemplo presentado anteriormente:
Elementos del pacto del Eterno con Israel:
Es importante aclarar que todas las regulaciones de este pacto fueron dadas de manera unilateral por Único Dios, pues aquí el hombre no podía sentarse a negociar con Dios (por ejemplo Moisés) para llegar a un acuerdo sobre las condiciones del pacto. El comprender como opera este pacto, nos permitirá entender más sobre el carácter del Eterno, sobre sus pactos, sobre sus leyes y sobre el nuevo pacto y su ley. Pacto en el cual, por misericordia del Sublime Dios hemos sido insertados. El nuevo pacto ha sido muy mal interpretado por la iglesia, porque hemos pretendido entenderlo, sin entender antes el pacto anterior. En seguida presentamos los elementos del pacto del Santo de Israel con su pueblo, el cual fue realizado en el desierto y que está documentado en la Torah o ley entregada por Dios a Moisés.  
  1. Las personas  involucradas en el pacto: el Eterno y su pueblo Israel con el cual realiza el pacto. Ejemplo Dios Deuteronomio 29:12-15, Éxodo 19:5 -6 y el pueblo Deuteronomio 8:1.
Deuteronomio 29:12-15  Estás por entrar en el pacto de Jehovah tu Dios, y en el compromiso solemne que Jehovah tu Dios hace hoy contigo, a fin de confirmarte hoy como pueblo suyo, y para que él sea tu Dios, como te ha prometido y como lo juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob. "No sólo con vosotros hago yo este pacto y este compromiso solemne; ciertamente es con el que está aquí con nosotros hoy, delante de Jehovah nuestro Dios, y también con aquel que no está aquí con nosotros hoy. 
  1. Las obligaciones del Eterno para con su pueblo: cuando Dios declaró su pacto, El a si mismo se comprometió a cumplir en su pueblo, una serie de promesas o bendiciones Deuteronomio 28:2-14. Entre otras cosas estas promesas incluían: tierra propia (la de Canaán), abundancia en riquezas y alimentos, ausencia de enfermedad, dominio sobre otras naciones, etc.
  2. Las obligaciones del pueblo de Israel para con el Eterno: no solo Dios se obligaba a sí mismo, sino que también estableció para Israel mandamientos que debía cumplir con obligatoriedad. Estos mandamientos eran obligaciones, prohibiciones, procedimientos y especificaciones escritas en el libro de su pacto, es decir, su ley. La ley estaba organizada en: mandamientos, ordenanzas, decretos y estatutos. El cumplimiento de la ley de Dios  por su pueblo, permitiría alcanzar el nivel de justicia, pureza y de santidad Ezequiel 44:23, que el Eterno deseaba de ellos, pues Dios no pretendía bendecir a un pueblo injusto, impuro y profano  Deuteronomio 29:9.     
Deuteronomio 29:9  Guardad, pues, las palabras de este pacto y ponedlas por obra, para que prosperéis en todo lo que hagáis.
Deuteronomio 11:1  Amarás, pues, a Jehovah tu Dios y guardarás su ordenanza, sus estatutos, sus decretos y sus mandamientos, todos los días.

  1. El pacto del Eterno así como su ley, incluye también penalizaciones, sanciones o sentencias que se aplicarían cuando su pueblo no cumpliera con las condiciones, restricciones u obligaciones del pacto. Lo que activa las cláusulas de penalizaciones es el pecado ¿Qué es el pecado? la transgresión a la ley de Dios 1 Juan 3:4 (o a las regulaciones de su pacto), quien castiga a su pueblo por sus pecados, iniquidades y rebeldía: Levíticos 26:33,43, 2 Crónicas 15:2. Las penalizaciones, sanciones o sentencias declaradas en la ley, se dan en tres niveles: individual, colectivo y nacional.
    1. Individual: por ejemplo, toda persona del pueblo de Dios era sentenciada a muerte si cometía pecado de homicidio Éxodo 21:12, secuestro Éxodo 21:16, fornicación y adulterio Deuteronomio 22:21-22, Levíticos 20:10, o si no guardaba el día de reposo Éxodo 31:14-15, entre otros más.
Ezequiel 18:20  El alma que pecare,  esa morirá;  el hijo no llevará el pecado del padre,  ni el padre llevará el pecado del hijo;  la justicia del justo será sobre él,  y la impiedad del impío será sobre él.

    1. Colectivo: Cuando una congregación Levíticos 4:13 o una de las ciudades Deuteronomio 13:12-16 caía en un estado generalizado de pecado, injusticia y menosprecio a la ley del Eterno, se activarían los juicios de Dios para castigar y corregir el mal ocasionado, por haber profanado su pacto.
    2. Nacional: Cuando la mayor parte del pueblo de Dios de Israel, caía en un estado generalizado de injusticia, menosprecio a la ley del Eterno y apostasía, se activarían los juicios de Dios para llevar a la nación toda a un estado de angustia extrema Deuteronomio 4:30, 31:17-18 y así hacer volver a toda la nación nuevamente al camino del que se habían extraviado, porque antes de una verdadera restauración nacional, el Eterno enviaba  tiempos de gran angustia 2 Crónicas 7:13-14,33:9-16.  Dios guardaría su remanente fiel cuando enviara sus justos juicios. Deuteronomio 28:15-68, Isaías 24:5-6, Josué 23:16, Jeremías 34:18-20.
Deuteronomio 31:16-17  Y Jehová dijo a Moisés:  He aquí,  tú vas a dormir con tus padres,  y este pueblo se levantará y fornicará tras los dioses ajenos de la tierra adonde va para estar en medio de ella;  y me dejará,  e invalidará mi pacto que he concertado con él;  y se encenderá mi furor contra él en aquel día;  y los abandonaré,  y esconderé de ellos mi rostro,  y serán consumidos;  y vendrán sobre ellos muchos males y angustias,  y dirán en aquel día:  ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mí?

  1. El medio de redención o justificación por casos de faltas involuntarias al pacto: Como el Eterno es Puro, Santo, Justo y Perfecto, exige también de su pueblo pureza Levíticos 20:25-26, santidad Levíticos 11:45, justicia Salmos 11:7 y perfección Mateo 5:48 ¿ no es este es el propósito de su ley?, por esa razón creó un proceso mediante el cual, aquella persona que fallara a las condiciones de su pacto por error o ignorancia, fuera justificado mediante el derramamiento de sangre y de esa manera el Eterno lo declararía justo Levíticos 4:20, Hebreos 9:7,18-22, Mateo 26:28. Se entiende que una persona peca por error o ignorancia, cuando lo hace de manera involuntaria (accidentalmente) y no voluntaria o a propósito;  o bien sea que peca porque ignora esa parte de la ley que prohíbe la conducta que lo llevó a pecar. Según la ley del Eterno (la Torah), el sacerdote solamente podía ofrecer sacrificios de animales para la expiación de estos pecados (los cometidos por error e ignorancia) Levíticos 4:2-3, Números 15:27-29, Hebreos 9:7. Si una persona tenía conocimiento de la ley de Dios y cometía pecado voluntariamente (transgredía la ley) y con  soberbia (no por error sino a propósito, sabiendo que está mal lo que hace y las consecuencias que le traería el pecado), ya no era válido ningún sacrificio para que esa persona fuera justificado (declarado justo), el sacerdote no estaba autorizado por Dios para expiar este pecado, esa persona tenía que ser excluida del pueblo de Dios, pues Dios (el Rey) ya no lo aceptaba en su reino, por haberle ultrajado y por haber menospreciado su ley Números 15:30-31. ¿no fue Saúl desechado por Dios por esa misma razón? 1 Samuel 13:13-14, 15:22-23, 28:6.   
Números 15:27-31  "‘Si un individuo peca por inadvertencia, ofrecerá una cabra de un año como sacrificio por el pecado. El sacerdote hará expiación delante de Jehovah por la persona que haya errado por su pecado, haciendo expiación por ella; y le será perdonado. Tanto el natural de entre los hijos de Israel como el extranjero que resida entre ellos tendrán una misma ley respecto al que cometa pecado por inadvertencia. "‘Pero si alguien comete pecado con altivez, sea natural o extranjero, a Jehovah injuria. Tal persona será excluida de entre su pueblo, porque tuvo en poco la palabra de Jehovah y quebrantó su mandamiento. Tal persona será excluida por completo; su iniquidad estará sobre ella.’"
  1. Hay una condición o cláusula especial creada por el Eterno para su pueblo, para aquellos que están dentro de su pacto y esto por razones de la condición de nuestra debilidad humana, esta es la cláusula de misericordia. Esta cláusula se activa bajo dos situaciones diferentes, veamos:
    1. Misericordia automática: cuando se es fiel a Dios y a su pacto Éxodo 20:6, Deuteronomio 7:9, 13:17 y estando en situaciones de angustia y peligro, se puede apelar a la misericordia de Dios sin inconvenientes Salmos 26:1-12, 31:1-24. Cuando Daniel estaba en el foso de los leones se activó esta cláusula Lucas 21:36. Cuando David comete adulterio y el homicidio de Urías heteo su sentencia era la muerte 2 Samuel 12:9, pero Dios tuvo misericordia de él por su antecedente de fidelidad 2 Samuel 12:13, 1 Reyes 3:6. En tiempos de juicio, el Eterno siempre guarda y libra a su remanente fiel en razón de esta cláusula Habacuc 2:4, Sofonías 2:3. 
Salmos 119:132  Mírame,  y ten misericordia de mí,  Como acostumbras con los que aman tu nombre.